Ejercicio_bienestar_intestinal

30 nov Cómo ayuda realizar ejercicio a tu bienestar intestinal

Realizar ejercicio físico de manera regular y ordenada ayuda a mantener nuestro bienestar intestinal y puede ayudar a prevenir los desequilibrios de la microbiota intestinal que pueden desembocar en la enfermedades como la Enfermedad inflamatoria intestinal o el Síndrome de intestino irritable.

Aunque este beneficio es de sobra conocido, es cierto que se desconocen los mecanismos que participan en este proceso. Según una nueva investigación sobre el papel que juega el ejercicio en la salud intestinal ha mostrado un modelo conceptual que ilustra el papel que mantenerse activo tiene en la población bacteriana que habita en nuestro intestino para mejorar nuestra salud intestinal y general.

Además, de manera secundaria han demostrado que tanto la dieta como nuestros hábitos deportivos parecen dirigir el funcionamiento de las proteínas clave implicadas en mantener en plenitud la membrana epitelial que están relacionadas con el estado inflamatorio del intestino.

El ejercicio físico ejerce un papel beneficioso en la homeostasis y regulación de la energía y esto puede deberse , según esta publicación, al aumento de la diversidad microbiana de nuestro organismo.

Hacer deporte asimismo reduce mediadores inflamatorios, aumenta las enzimas antioxidantes y disminuye la causa de necrosis tumoral en los linfocitos intestinales, así como, evitar cambios morfológicos en las vellosidades intestinales, regular las proteínas de unión firme y aumentar la producción de butirato.

Por lo tanto, el ejercicio produce una microbiota o flora intestinal más diversa y parece reducir las comunidades de bacterias patógenas, aumentando las comunidades más beneficiosas.

Este modelo presentado, supone un gran progreso en el conocimiento que la microbioma tiene en nuestra salud pero, debemos profundizar en el conocimiento de los mecanismos que establecen las conexiones entre las alteraciones en la flora intestinal y los resultados fisiológicos.

En definitiva estos nuevos hallazgos nos permiten saber que, el deporte aumenta la diversidad de las especies bacterianas que habitan en el organismo y que estas alteraciones se producen más en etapas tempranas comparadas con las etapas más maduras.

Las personas que consumen alimentos altos en grasa aumentan la inflamación intestinal, reduciendo esta inflamación a través del ejercicio y mejorar la integridad del epíteto intestinal.

Así que ¡ponte en marcha! Márcate nuevos objetivos y trata de dejar atrás la vida sedentaria, podrás mejorar entre otras muchas cosas, tu bienestar intestinal.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR