mujer-estres

11 ene Cómo superar el estrés que genera la cuesta de enero

Tras el bullicio y el ambiente festivo de las navidades toca afrontar la abrupta y costosa cuesta de enero. Más allá de la subida de las facturas, el regreso a las obligaciones del día a día y la lejanía de los días de descanso caen como una losa sobre nuestra espalda. ¡No tendremos festivos hasta Semana Santa! Mientras que algunas agradecen el regreso de la normalidad para otras el cambio puede resultar desagradable, rutinario o aburrido. Esta sensación es tan sólo la percepción de nuestra mente que se ha acostumbrado a los estímulos recibidos durante las navidades.

Cuando un nuevo año comienza, nos proponemos nuevos propósitos y retos que llevar a cabo, tratamos de ser más productivos en el trabajo, reanudamos nuestras rutinas de ejercicio y retomamos las actividades que nos gustan. Si a todo ello le sumamos los quehaceres del día a día y las obligaciones con los peques, podemos sentirnos más abrumados de lo normal, lo que en ocasiones desemboca en que nuestros niveles de estrés y ansiedad se disparen.

Los principales síntomas del molesto estrés son las náuseas, el temblor de piernas, la irritabilidad, el miedo, el nerviosismo, temor al fracaso, excesiva autocrítica, dificultad para concentrarse, etc.

Para tratar de paliar estos síntomas es importante que tratemos de descubrir su origen y encontrar su causa, una alimentación saludable y regular puede contribuir a que el organismo pueda combatir sus efectos negativos. El organismo reacciona bombeando adrenalina, una hormona que a su vez desencadena una respuesta hormonal en el organismo que acelera el metabolismo, lo que nos lleva a consumir más carbohidratos, proteínas o grasas.

Por ello, los hidratos de carbono complejos pueden ayudarnos a controlar el estrés ya que, estos nutrientes pueden contribuir a alimentar y calmar el cerebro y proporcionan paz en el organismo. Estos carbohidratos podemos encontrarlos en cereales integrales y sus derivados como la pasta, las legumbres, etc.

La vitamina B es una de las más recomendadas para aliviar el estrés: pueden obtenerse de los cereales integrales (trigo, avena, cebada, etc.) frutas, frutos secos, verduras como la coliflor, las espinacas o la lechuga.

La vitamina C es especialmente utilizada ante cuadros de estrés. Los pimientos son alimentos ricos en vitamina C al igual que los cítricos o las verduras de hoja verde como la col o el brócoli.

El cerebro tiene una conexión muy estrecha y particular con nuestro intestino, ya que éste funciona como su “caja de resonancia”. Reforzar la población de bacterias que habitan en el intestino pack-profaes-4-probioticos-digestplusdenominadas probióticos ayudan a reducir el estés tal y como reflejan algunos estudios que revelan que los suplementos alimenticios a base de probióticos pueden tener efectos beneficiosos para nuestro cerebro, entre los que destacan la disminución de la ansiedad.

La gama de probióticos ProFaes 4 elaborada con la tecnología Lab 4 en su presentación Digest Plus combina todos los beneficios de estas bacterias que habitan en nuestro intestino de forma natural que pueden verse reducidas debido al estrés y nuestro ajetreado estilo de vida.

¡Trata de poner nueva cara a la cuesta de enero ayudando a tu organismo!

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR