mujer fumadora

10 jun Consejos para dejar de fumar

El 31 de mayo se celebró el Día Mundial Sin Tabaco, una jornada promovida por la OMS (Organización Mundial de la Salud) que tiene el propósito de fomentar un período de 24 horas de abstinencia de todas las formas de consumo de tabaco alrededor del mundo.

Por todos es ya más que conocido que el tabaco perjudica gravemente la salud, ya que son casi cinco millones de personas las que fallecen a causa de este hábito.  Sin embargo, son muchísimos los que se resisten a abandonar este hábito aduciendo a las dificultades que les supone el proceso de abandonarlo. El miedo a engordar, a padecer ansiedad e irritabilidad son algunos de los clavos a los que solemos agarrarnos para continuar fumando.

Sin embargo, debemos tener muy presente que la nicotina está involucrada en al menos el 25% de las muertes debidas a enfermedades vasculares y además, los casos de cáncer de pulmón han aumentado significativamente sobre todo en el caso de las mujeres hasta multiplicarse por seis en los últimos nueve años, según un estudio publicado con motivo del Día  Mundial sin Tabaco. Cada cigarrillo acorta la vida nada más y nada menos que siete minutos.

Es por ello, que existen múltiples iniciativas para tratar de concienciar a los fumadores y apoyarles en el proceso de abandonar el tabaquismo. Como ejemplo, destacan los servicios de cesación tabáquica que se potencian en las farmacias comunitarias, en las que participan más de mil farmacéuticos en toda España y que según algunos datos está consiguiendo que más del 50 % de los pacientes fumadores que acceden a este servicio en las farmacias dejen de fumar a los seis meses.

De todas formas, debe ser uno mismo el  que tome las riendas y plante cara a esta adicción. Por ello, os proponemos una serie de consejos y pautas para reducir el consumo del tabaco y conseguir erradicarlo, al menos, en nuestro entorno.

El primer y más complicado paso es aceptar e interiorizar la necesidad y la importancia de abandonar este hábito. El tabaquismo crea dependencia física debido a la nicotina, social ya que, se tiende a fumar acompañado y, psicológica ya que, dejarlo puede aumentar nuestro nerviosismo. Por ello, cuando lo tengas claro, ¡ponle fecha!

Díselo a tus allegados, el apoyo del entorno es esencial para poder llegar a la meta. Si en tu entorno son fumadores plantea el reto como si de un objetivo colectivo se tratara. Además, en el caso que no lo sean, te apoyarán y disuadirán en caso de que la tentación sea más fuerte que tú.

Un cambio en tu rutina favorecerá que dejes de asociar situaciones con el hecho de fumar, recupera actividades y aficiones ya olvidadas, trata de distraer el impulso de encender un cigarrillo.

Olvida la premisa “Por uno no pasa nada”, es el camino hacia una recaída, por lo tanto no te engañes, si has tomado la firme decisión de dejar de fumar, no enciendas ni un solo cigarrillo.

Como casi siempre, los pensamientos positivos son una gran fuente de motivación que te ayudarán a reafirmarte en tu apuesta. Inúndate de buena energía y no te frustres. La actividad física además, te ayudará a liberar endorfinas (conocida como la hormona de la felicidad) y ayudará a mitigar la ansiedad y el impulso de comer.

Trata de evitar las bebidas alcohólicas ya que, es muy común asociar el alcohol con el tabaco. No te fijes metas que no sabes a ciencia cierta que vas a poder cumplir, piensa en el día a día, un día sin fumar es un gran paso en el proceso de eliminar el tabaco de tu vida de una vez por todas.

Por lo tanto, no permitas que el tabaco controle tu vida. ¡Plántale cara! La salud de uno mismo es lo más importante.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR