resfriado_verano

09 ago Consejos para evitar resfriados en verano

Aunque asociemos las gripes, los constipados y los catarros como enfermedades infecciosas de los meses de invierno, los extremos cambios de temperatura, el exceso de aire acondicionado o alguna inoportuna corriente puede pasarnos una mala pasada y hacernos enfermar ¡lo que faltaba! Tener que pasar una gripe en verano.

Para evitar contraer cualquiera de estas dolencias, hagamos un repaso de las principales causas por las que podemos contraer una gripe o resfriado de verano.

En invierno, el cambio de estación, la llegada del frío o tener menos horas de luz son factores que influyen en nuestras defensas, éstas pueden verse reducidas y por ello, caemos enfermos. En verano en cambio, son distintos los factores que pueden alterar nuestro sistema inmunológico y por lo tanto, hacernos enfermar.

Una de los principales factores que participan los contagios es el aire acondicionado. ¡Seguro que alguna vez te has quedado fría en un lugar en el que el aire estaba a tope! Centros comerciales o el mismo coche pueden causar desajustes en nuestro sistema inmunológico debido a los bruscos cambios de temperatura tan extremos y tan inmediatos. De hecho, son la principal causa de las bajas defensas de nuestro organismo, momento en el que las bacterias menos beneficiosas pueden aumentar su población en nuestro organismo.

Por supuesto, la alimentación sana y equilibrada es fundamental para evitar cuadros griposos durante el verano, el exceso de grasas y azúcares refinados pueden generar déficits nutricionales que influyen en los desequilibrios que se pueden generar en nuestra flora intestinal. No te conformes con comer cualquier cosa, existe un sinfín de recetas saludables que se pueden preparar en muy poco tiempo.

Otro de los factores que puede influir es la baja ingesta de líquido, en verano tendemos a sudar mucho por lo que debemos compensar esa deshidratación bebiendo líquidos que nos mantengan hidratados.

Sin embargo, no conviene que estas bebidas estén excesivamente frías, al tomar bebidas muy frías nuestra garganta puede resentirse, convirtiéndola en el objetivo principal de estas bacterias que tienen como misión propagar la infección. Sabemos que es difícil no sentirse tentado de beber las bebidas con mucho hielo pero, conviene moderarse.

Obviamente, la exposición al sol de manera segura y sin pasarse es beneficioso para nuestro organismo ya que el sol es nuestra principal fuente de vitamina D. El único inconveniente es que si nos pasamos demasiado tiempo tostándonos al sol nuestro sistema inmunológico puede sentir estrés y hacer que nuestra temperatura corporal se descompense.

Otra forma de evitar estos inoportunos contagios consiste en reforzar nuestro organismo mediante las bacterias beneficiosas que habitan en nuestro intestino. De hecho, cada vez existen más evidencias de la importancia de cuidar la población microbiana que habita en nuestro intestino, también conocida como microbiota intestinal.

bodegon-profaes4Para ello, podemos optar por suplementos alimenticios a base de probióticos, bacterias beneficiosas que habitan en nuestro intestino, que ayudan a mantener nuestro bienestar intestinal y además, ayudan a que nuestras defensas trabajen a pleno rendimiento y nos protejan así de desequilibrios que pueden ocurrir en nuestro organismo.

La gama de probióticos ProFaes4 con Lab4 y multinutrientes, elaborados en base a una combinación de cepas bacterianas seleccionadas y avaladas por numerosos estudios científicos.

¡Cuídate tu organismo para poder sacarle el máximo partido al verano!

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR