Peligros del so_síl

06 jul ¡Cuidado con el sol este verano!

Sol, calor, playa, chiringuito, descanso… son palabras que asociamos al verano. Conceptos positivos que nos llenan el cuerpo de inmediata energía positiva y felicidad, aunque hay otros que pueden resultar menos agradables… como las desagradables quemaduras solares. Esas abominables reacciones de la piel ante una prolongada exposición al sol sin protección nos producen dolor externamente y muchos daños subyacentes, como por ejemplo un aumento del riesgo de padecer distintos tipos de cáncer de piel, como el melanoma, uno de los más agresivos; es mortal si no se trata adecuadamente y es clave el diagnóstico temprano.

 

Es el consejo de todos los veranos: el sol debe tomarse con precaución. Lo primero y principal es echarse una crema solar de factor alto (+30 SPF) 30 minutos antes de la exposición al sol, sobre todo los primeros días. Aunque depende de tu fototipo de piel, el factor de protección varía:

 

  • Fototipo I: Piel muy blanca, ojos claros y muchas pecas. Este tipo de piel se caracteriza por ser muy sensibles, que tienden a quemarse y no broncean. 80-100 SPF.
  • Fototipo II: Piel blanca, los ojos pueden ser claros (verdes o azules) o también pardos. Esta piel es un poco menos sensible, se quema y se broncea con dificultad. +50 SPF.
  • Fototipo III: piel con tendencia a ser grasa y clara, los ojos marrones o quizá grises, y son castaños o rubios. En ocasiones se quema aunque adquiere buen bronceado. 30-50 SPF.
  • Fototipo IV: Este tipo de piel suele ser ser oscura o mate además de tener los ojos y el cabello también oscuros (pelo negro o castaño oscuro), raramente se quema y se broncea fácilmente; su piel en caso de quemarse es “morada” y no por mucho tiempo, pueden llegar a aparecer manchas. 20-30 SPF.
  • Fototipo V: Cuentan con una piel oscura y mate, los ojos oscuros y el cabello muy oscuro o negro. Raramente se quema y se broncea muy fácilmente. 15-20 SPF.
  • Fototipo VI: Son personas de piel negra, no se queman pero conviene utilizar protección 15 SPF.

 

Los fototipos más frecuentes en la población española oscilan entre el II y el IV. Ya sabiendo qué valor SPF debemos utilizar Pilar Pérez, profesora de Dermocosmética de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR), recuerda una serie de pautas básicas para tomar bien el sol:

 

  • Debemos evitar el uso de perfumes y productos que contengan alcohol, como colonias y desodorantes, antes de tomar el sol ya que pueden desarrollar manchas oscuras en la piel
  • La piel debe estar correctamente hidratada, limpia y sin maquillaje.
  • Utilizar una protección alta con +30 SPF o muy alta +50 SPF. Con filtro físico para los niños menores de 2 años y químico para el resto de la población.
  • La crema debe de aplicarse sobre piel seca 30 minutos antes de la exposición solar y en casa, que es el tiempo que tarda la piel en absorberla.
  • Repetir la aplicación siempre después del baño o de una excesiva sudoración.
  • A menudo nos ponemos una cantidad insuficiente de crema solar, “Lo que dicen todas las casas comerciales y estudios es que para llegar a la máxima protección debes poner 2 miligramos por cada centímetro cuadrado de piel”, explica Alejandro Martín-Gorgojo. Lo que para un adulto medio (ni muy alto ni muy bajo) supondría 30 mililitros, un vaso de chupito o una pelota de golf.
  • Con las primeras exposiciones se recomienda no estar más de medias hora al día. Deben ser progresivas en dosis de 10, 15 y 20 minutos y preferiblemente en movimiento.
Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR