maleta

27 may Escapada de mayo ¡Vámonos a Estambul!

Tal y como no nos cansamos de repetir, escapar de la rutina de vez en cuando es prácticamente una labor de supervivencia. El estrés del trabajo, los peques y las tareas del día a día puede generarnos ansiedad o estrés.

Para tratar de mantenernos en equilibrio es necesario desconectar y ver las cosas desde distintas perspectivas. Por ello, en esta escapada del mes os proponemos visitar una ciudad de contrastes, ni más ni menos que la puerta de Europa a Asia, Estambul. ¿Puede haber algo mejor que perderse en la ciudad las mezquitas, el kebab y los baños turcos?

Estambul es una ciudad que ha sido y es un crisol cultural y étnico, donde encontraremos mezquitas, iglesias y palacios históricos que visitar, por lo que la visita al centro histórico es más que obligada. La mejor forma de moverse por esta zona es en tranvía ya que la línea T1 T1 (Zeytinburnu-Kabataş) conecta los principales atractivos turísticos y monumentales (Gran Bazar, Santa Sofía, Bazar Egipcio, Puente de Gálata…).

El Cuerno de Oro es un histórico estuario a la entrada del estrecho del Bósforo, que divide la ciudad turca de Estambul. Este emplazamiento, que forma un puerto natural espectacular, ha protegido a los griegos, romanos, bizantinos y otomanos y otros barcos durante miles de años.

Para empezar a abrir boca os proponemos un paseo por el imponente Parque de Sultanahmet un lugar dónde disfrutar de jardines y fuentes que separa la Basílica de Santa Sofía y la gran Mezquita Azul también conocida como la Mezquita del Sultán Ahmed. Si puedes vuelve a visitarla por la noche y disfrutarás de un precioso espectáculo nocturno ya que las iluminadas fuentes ofrecen una silueta irrepetible de las dos construcciones que lo rodean.

Mezquita Azul Santa Sofía

La mezquita Azul cuenta con un enorme patio cuya semicúpula parece una estructura de estalactitas coronada por una pequeña cúpula nervada sobre un tambor de gran altura. El patio, casi tan grande como el templo cuenta con espacios para la ablución en ambos lados.

En el diseño de esta mezquita construida en mármol y piedra se puede observar la evolución de la iglesia bizantina y la mezquita otomana ya que combina elementos bizantinos con la arquitectura islámica tradicional, siendo considerada la última gran mezquita otomana. Franqueada por seis prominentes minaretes lo que la distingue del resto de mezquitas que solo tienen cuatro.

Al otro lado del parque encontramos la Basílica de Santa Sofía, en su día fue la iglesia más grande jamás construida, es la obra cumbre la arquitectura bizantina y símbolo de esta hermosa ciudad. Los arquitectos tuvieron que ingeniárselas para soportar la cúpula que mide casi 56 metros de altura y 33 de diámetro.

interior-da-basilica-de-santa-sofiaMás allá de las impresionantes vistas sobre la enorme nave central y la cúpula, uno de los grandes alicientes de subir las duras rampas (y resbaladizas) de Aya Sofía hasta la segunda planta es poder ver de cerca alguno de los mejores mosaicos que existen en el mundo. Sus tonos dorados unidos a los vivos colores de los mármoles en muros y suelos ofrecen una experiencia mágica.

Por la parte trasera de la Basílica es posible acceder al Palacio Topkapi, se trata de un complejo palaciego, residencia de los sultanes otomanos y sede de las instituciones gubernamentales hasta el siglo XIX.  Junto a la Puerta de Augusto se alza la preciosa Fuente de Ahmet III. Esta puerta monumental del siglo XV da paso al llamado Patio de los Jenízaros, lugar donde se ejecutaban las sentencias a muerte de los grandes personajes del imperio.

market-61931_640Para alejarnos un poco de los monumentos e introducirnos en la vida de la ciudad y realizar algunas compras podemos visitar el Gran Bazar de Estambul situado también en el casco antiguo cuenta con  unas 4.000 tiendas de las que destacan la joyería, orfebrería, tiendas de especias y tiendas de alfombras. Comercios que se agrupan por tipo de actividad, en plan gremial. El bazar contiene dos bedestanes, o estructuras de mampostería con domo para el almacenamiento de mercancía.

Los orígenes del Gran Bazar se remontan a la época de Mehmed II, cuando en 1.455 construyó cerca de su palacio el antiguo bazar (Eski Bedesten). Al igual que en muchísimas otras ciudades, alrededor de este edificio se fueron instalando talleres de artesanos formando calles gremiales.

¡No te pierdas esta magnífica ciudad! ¡Disfruta de los tesoros que esconde Estambul!

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR