Mitos y realidades de una alimentación sana

17 ago Mitos y realidades sobre la alimentación saludable

Todos sabemos que adquirir unos hábitos alimenticios adecuados y saludables son fundamentales para nuestro bienestar, sin embargo, todavía son muchos los aspectos que desconocemos sobre lo que a alimentación saludable se refiere. Por ello, trataremos de arrojar luz sobre algunas falsas creencias extendidas entre nosotros.

Uno de los principales mitos a los que debemos arrojar luz son los horarios en las que debemos comer, son muchos los que creen que no es saludable comer a partir de las 18:00 de la tarde. Pues bien, con nuestro ajetreado ritmo de vida no sólo es saludable sino que resulta necesario. El ayuno puede afectar a nuestra salud negativamente por lo que se recomienda hacer 5 comidas al día que nos ayude a mantenernos en forma y deberíamos cenar tres horas antes de dormir de manera ligera para favorecer una digestión adecuada y ayudarte a conciliar el sueño.

Otra de las creencias que se han extendido entre la sociedad es que las grasas son perjudiciales para el organismo, esta afirmación no es del todo correcta. Sin grasas el metabolismo no puede absorber las vitaminas A y E. Además, el déficit de grasas puede provocar el envejecimiento prematuro en la piel y puede dañar al hígado. Por lo tanto, conviene limitar el consumo de aceite, pero no eliminarlo del todo de nuestra dieta. Es más recomendable renunciar a aquellos alimentos que contengan grasas trans como aceites hidrogenados, margarinas o mantecas que afectan directamente a la salud del corazón.

En lo que a carbohidratos se refiere, son muchas personas las que creen que consumirlos es perjudicial, pues bien, debemos saber que los carbohidratos se distribuyen en dos grupos: simples y complejos. Entre los simples, podemos encontrar azúcar, chocolate, miel, mermelada, frutas dulces, refrescos y patatas que debemos limitar de nuestros hábitos alimenticios. Los carbohidratos complejos, en cambio, deben consumirse para seguir una dieta equilibrada y variada, debemos incluir en nuestra dieta cereales, legumbres y verduras.

Algo parecido ocurre con la fruta, aunque creemos que comer mucha fruta es muy sano, lo cierto es que si consumimos frutas de alto nivel glucémico (fructosa) nos encontramos con algunos problemas de salud. Sin embargo, es fundamental que añadamos fruta a nuestra dieta en cantidades razonables y adaptando su consumo a nuestro gasto energético lo cual es muy saludable. Por lo tanto, la clave reside en la moderación y en el conocimiento del índice glucémico que de cada pieza.

Asimismo, es más recomendable ingerir la fruta entre horas, puesto que es más saludable y digestiva si consumen con el estómago vacío pues el organismo las absorbe sin pasar por el proceso de digestión de los alimentos consumidos anteriormente que esté en marcha en ese momento.

Por lo tanto, es muy importante que nos informemos y conozcamos el nivel nutritivo de cada alimento y sus propiedades para así adquirir unos hábitos alimenticios saludables que ayuden a mantener vuestro bienestar y aún más importante vuestra salud.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR