Mochileros_sendero

08 jul Mochilero, ¿qué te llevas?

Estas vacaciones las pasarás con la mochila a cuestas, y aunque la eterna duda de qué llevarse nunca sale de la cabeza, en este caso no hay mucho espacio para los porsiacasos. Lo primero que hay que tener en cuenta es que una mochila no es lo mismo que una maleta, aunque  este dato suene muy obvio, a veces se nos olvida y acabamos metiendo más cosas de las que podemos cargar. Dos buenas claves para empacar una buena mochila son:

  • Ser consciente y muy selectivo sobre lo que llevas.
  • Aprovecha al máximo el espacio de tu mochila.

 

No debemos olvidar que seguramente vamos a estar horas caminando con ella a cuestas, y nos tocará realizar más de una larga caminata. Por ello no nos deberíamos exceder de las capacidades físicas de cada uno, un peso exagerado puede cargarnos los hombros y la espalda, ocasionando dolores lumbares, hernias e incluso dolor en las articulaciones de pies y rodillas.

Las mochilas de viaje se calculan por litros, debido a que se miden por volumen. Lo más recomendable para viajar son las mochilas de entre 45 y 60L, permiten llevar lo esencial sin excederse. El peso dependerá del contenido de la mochila, pero debe tenerse en cuenta que no se recomienda superar el 25% del propio peso; es decir, si pesamos 58kg nuestro peso máximo serian 14.5kg.

Ahora, ¿qué es lo esencial? Hay ciertos básicos que no podrán faltar:

Aseo personal: Champú, papel higiénico, toallas higiénicas, tampones, pasta y cepillo de dientes, jabón para lavar la ropa, repelente de mosquitos… hay que recordar que la mayoría de estas cosas se encuentran en casi cualquier rincón del mundo y no es necesario cargar con ello desde el principio.

Neceser primeros auxilios: Tiritas, yodo, termómetro, gasas, antiinflamatorios, pastillas médicas para los dolores (de cabeza, menstruales…)… Si visitas un lugar exótico y te animas con gastronomías diferentes, no está de más añadir al botiquín unos probióticos específicos como ProFaes4 Viajeros, que ayudan por un lado, a prevenir la diarrea del viajero y por otro, a que nuestro intestino funcione correctamente reforzando, además, nuestro sistema inmunitario.

Documentos: Pasaporte/DNI, seguros de viaje, carnet de conducir, billetes, certificado de vacunas, reservas.

Utilitarios: Tijeras pequeñas, navaja multiusos, hilo y aguja, candado, cubiertos, vasos, cantimplora o termo, táper (sirve para guardar comida y como plato), cordel, pinzas de la ropa, abrelatas, linterna (de mano o de cabeza). Hay que tener en cuenta que la gran mayoría de estos utensilios no pueden pasar en la bolsa de mano de un aeropuerto, por lo que habría que meterlos en la maleta que se facture.

Ropa: Depende del clima. Llevar ropa que se adapte al clima y que convine con todo. Muda de recambio, chanclas, zapatos versátiles estilo trekking, calcetines, ropa de baño. Lleva ropa que no te importe “estropear”… No lleves de más, puedes ir lavando a mano diariamente la ropa que uses.

Saco de dormir, carpa y aislante del suelo. Saber que tienes un sitio donde dormir da mucha libertad. La carpa o tienda no es necesaria, pero tener un techo sobre el que dormir a la noche da mucha tranquilidad.

Estas son algunas ideas sobre qué es lo que no te puede faltar en la mochila, con las que te dará igual si viajas dos semanas que dos meses puesto que acabarás usando los mismos básicos diariamente. Lo más importante es disfrutar de la experiencia, acabar con buenos recuerdos, ¡y lo más ligeros posibles!

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR