Noviembre, combatir el estrés en un mes sin puentes

04 nov Noviembre. Combatir el estrés en un mes sin puentes

¿Cuál es el peor mes del año?  Podríamos hacer quinielas y, seguramente obtendríamos resultados distintos. Aunque probablemente los meses de primavera y verano no aparecerían en el top 3 de este ranking. Deberían realizarse estudios que despejaran estas pequeñas dudas.

Nuestra apuesta al respecto es clara. ¿Existe algún mes peor que noviembre? Definitivamente no. La vuelta del verano, los cambios de temperatura y el cambio de hora  pueden generar desmotivación, tristeza, cambios de carácter y en muchos casos molestias gástricas que dificultan nuestra labor cotidiana.

Noviembre, es ese periodo oscuro, dónde los días son más cortos, la lluvia es más intensa y, por si no fuera suficiente, no hay puentes a la vista. No es de extrañar que, debido al intenso ritmo de vida que llevamos, ese incómodo e irritante compañero llamado estrés se manifieste en algún momento.

Para evitar esa sensación de tensión física y emocional,  vamos a ofreceros una serie de consejos que nos ayuden a superar con nota este aterrador periodo del año.

Uno de los instintos más primarios del ser humano es la huida, escapar de una situación amenazante es una de las reacciones más básicas  del ser humano. Quizás no podamos ni debamos huir, pero sí tomarnos un respiro. ¿Existe algo mejor que escaparnos un fin de semana? Un pequeño “kit kat” en un entorno desconocido que no sea muy lejano, y si podemos además disfrutar de un relajante circuito de spa, mejor que mejor.

Asimismo, la sensación de contacto directo con la naturaleza puede servirnos para respirar hondo y poner  nuestras ideas en orden, disminuyendo la sensación de ansiedad o agobio. Según el estudio “Salud y áreas protegidas en España”, elaborado por EUROPARC-España, el contacto directo del ser humano y la naturaleza tiene múltiples beneficios para la salud, la experiencia en la naturaleza disminuye el ritmo cardíaco y la tensión arterial, y ayuda a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Otro aspecto fundamental que no se debe descuidar es la alimentación. El estrés puede crear desajustes en nuestro sistema digestivo, por lo que debemos dotar a nuestro organismo de armas que combatan las agresiones externas.

Es interesante considerar el uso de probióticos con el objetivo de reforzar nuestras defensas. Estas bacterias beneficiosas apoyan el proceso digestivo resguardando nuestra salud intestinal. En este sentido, Profaes4 Digest Plus es una opción fantástica para ayudar a regular y reforzar  nuestro sistema inmunitario.

Otra alternativa saludable que ayuda a relajar tensiones es la práctica de algún deporte, que refuerza el estado de ánimo y  los pensamientos positivos. Si el ajetreo diario nos impide hacer ejercicio, siempre se pueden realizar rápidos y sencillos ejercicios de relajación antes de acostarnos. Aprender a respirar y a vaciar la mente aumenta la capacidad de concentración y mejoran el estado de ánimo.

Con estas pequeñas pautas podremos afrontar el mes de noviembre con fuerza y, quizás, podamos conseguir que deje de ser el peor mes del año.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR