Peligros de las dietas milagro

09 dic Peligro de las dietas Milagro

El peso o sobrepeso puede llegar a convertirse en una peligrosa obsesión para muchas personas. Es por ello que adelgazar rápidamente y sin hacer esfuerzos considerables son los principales atractivos de las denominadas “dietas milagro”.

Desprenderse de esos kilos de más, volver a recuperarlos; iniciar otra dieta para volver a bajarlos y recuperarlos de nuevo es una práctica arriesgada que a la larga, puede provocar el efecto yoyó, lo que puede originar sobrepeso e incluso, episodios depresivos.

Existen diversos sistemas que aseguran una pérdida de peso inmediata, como pueden ser las dietas hipocalóricas, las disociativas y las excluyentes. Las dietas más restrictivas conllevan riegos, ya que, nuestro cuerpo puede sufrir la falta de nutrientes esenciales lo que puede llegar a modificar el funcionamiento de nuestro organismo y desembocar en afecciones o enfermedades que a la larga pueden convertirse en crónicas.

Si se siguen tratamientos que reducen las reservas de energía pueden surgir trastornos metabólicos como la cetosis, los ataques de gota o la acidosis láctica. Del mismo modo, que se pueden generar alteraciones cardiocirculatorias y/o gastrointestinales como arritmias, hipotensión, náuseas, vómitos o diarreas.

Este tipo de ayunos también puede tener efectos adversos para el estado de ánimo, ocasionando trastornos neuropsíquicos, estos trastornos pueden estar ligados a la sensación de fracaso que produce no obtener los resultados deseados con los regímenes. Algunas de las consecuencias que estas dietas pueden tener en el estado psicológico son el insomnio, la ansiedad, la irritabilidad,  la depresión y la distorsión de la imagen corporal.

Para evitar el peligroso efecto yoyó, os recomendamos una serie de consejos para perder peso de manera adecuada y controlada. En primer lugar, debemos aprender a nutrirnos, es decir, alimentarnos adecuadamente siguiendo una dieta variada y equilibrada. Para ello, debemos realizar un esfuerzo en reeducación nutricional que consiste en implantar unos hábitos alimenticios saludables que nos permitan perder peso y  mantenernos después.

  • La mejor opción es acudir a un endocrino o nutricionista que nos asesore y controle para que nos ayude a rectificar los malos hábitos. El ejercicio físico o la práctica de algún deporte son necesarios adelgazar y ayudar a mantenernos después. Por ello, se recomienda hacer ejercicio 2-3 veces por semana durante una hora.
  • La distribución de las comidas y de los nutrientes debe ser equilibrada.
  • Las materias grasas adicionales, los azúcares, los refrescos y el alcohol deben consumirse con mesura.

El proceso de adelgazamiento supone un gran esfuerzo para todos pero la recompensa merece la pena. No te dejes llevar por las apariencias y los cantos de sirena, los milagros  pueden esconder graves contratiempos.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR