mujer-con-dolores-abdominales

09 nov Probióticos grandes aliados contra el Síndrome de intestino irritable

¿Alguna vez habéis oído hablar del síndrome del intestino irritable, también conocido como colon irritable? Este síndrome es un desorden de la movilidad del tubo digestivo que suele manifestarse por la alteración de los hábitos intestinales, los dolores abdominales y la ausencia de un proceso patológico que pudiera dar respuesta a esta sintomatología.  Los síntomas, generalmente, suelen revelarse debido al estrés emocional.

Se trata de un problema gastrointestinal que afecta al 15% de los adultos en algún momento de la vida y las mujeres son más propensas a padecerlo que los hombres.

El estrés puede afectar de diferente manera a cada persona, algunas personas pueden sufrir taquicardias, dificultades respiratorios o ansiedad mientras que las personas que padecen SII su punto débil suele ser el intestino, siendo éste la «caja de resonancia» del cerebro.

Esta dolencia suele difícil de diagnosticar debido a que no existe ninguna razón orgánica que lo explique, suele detectarse por exclusión, es decir, cuando se han realizado pruebas de todo tipo que descarten cualquier otra patología.

Alimentación En este tipo de trastorno, la alimentación juega un papel crucial ya que las afectadas deben ser conscientes de que hay alimentos concretos que pueden empeorar o agravar sus síntomas, lo que se conoce como intolerancias alimenticias. Aproximadamente, dos tercios de las afectadas relacionan la aparición de los síntomas con la ingesta de algún alimento. La fibra soluble puede mejorar el estreñimiento pero frecuentemente puede derivar en el aumento de los dolores abdominales. Asimismo, parece que la mala absorción de los hidratos de carbono es común entre los pacientes de SII, por lo que se suele recomendar dietas exentas de oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables, obteniéndose cierta mejoría.  Así, aunque no existe una dieta específica para tratar de paliar sus efectos suele ser beneficioso realizar comidas pequeñas y frecuentes evitando alimentos grasos, lácteos, exceso de hidratos de carbono, cafeína y alcohol.

Probióticos y bienestar intestinal Otra manera de tratar de paliar los síntomas del síndrome del intestino irritable puede consistir en la toma de complementos alimenticios como los probióticos, que son complementos alimentarios microbianos vivos que tienen un efecto beneficioso sobre la salud cuando se toman en las cantidades correctas. Estas bacterias desempeñan un importante papel en la mejora de la digestión. Las cepas Lactobacillus plantarum y el B. infantis han mostrado aliviar específicamente algunos síntomas como la diarrea, los gases o la distensión abdominal, según ensayos clínicos que avalan sus beneficiosos efectos.

La gama de probiótico ProFaes 4 en su presentación Adultos 25MM es el único simbiótico,  (probiótico + prebiótico) que consiste en un preparado de elevada concentración que ha mostrado ser efectivo, en estudios en el Reino Unido (R.U.) realizados en Cambridge, Sheffield y Swansea, para ayudar a mantener los sistemas digestivo e inmunitario sanos, particularmente en aquellas personas afectadas por un estilo de vida estresante y frenético, incluyendo la tecnología Lab 4 que restaura el equilibrio de la de la microflora en casos de estrés o en afectados por el síndrome de intestino irritable.

http://libcatalog.cimmyt.org/download/reprints/99083.pdf http://www.igerontologico.com/salud/digestivo-salud/colon-irritable-6373.htm

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR