Snorkeling en familia

20 ago Snorkeling en familia

Snorkel, ¿os suena a palabra verdad? Y es que este verano se está practicando mucho este deporte, que no deja de ser una técnica de buceo para admirar las preciosidades que esconden los fondos de las costas marinas. Se empieza nadando bocabajo utilizando un tubo de respiración con una máscara que nos permite mantenernos mirando hacia abajo. Llegado el momento, nos impulsamos hacia el fondo gracias a unas aletas que nos facilitan descender en menos tiempo y poder mantenernos así un rato disfrutando de la magia escondida en la profundidad. Dependiendo de la capacidad pulmonar de cada uno, claro está.

Perfecto para practicarlo en familia pero siempre tomando una serie de precauciones para evitar sustos. Las primeras que debemos tomar son las de siempre: aplicar crema protectora de sol y extremar las medidas de hidratación mediante agua y zumos. Estamos en el agua, pero el sol sigue acechando silenciosamente.

Si no lo hemos hecho nunca lo aconsejable es no alejarnos mucho de la orilla. No debemos bucear o dejar que algún miembro de la familia lo haga sin supervisión. Lo recomendable sería hacerlo de tres en tres. 2 personas en el agua mientras una tercera vigila desde la orilla. Así estaría todo bajo control.

Teniendo en cuenta que no somos expertos en la materia deberemos asegurarnos de que practicamos la actividad en un sitio seguro y de que es el día idóneo para hacerlo, es decir, que la mar está tranquila y no nos acarreará problemas. Nosotros recomendamos preguntar en los puestos de socorrismo y puntos de información turística, ya que ellos conocerán la zona y sabrán aconsejarnos teniendo en cuenta los diferentes factores que podrían afectarnos.

Aconsejamos también que no se permanezca mucho tiempo en el agua, ya que permanecer aguantando la respiración es un ejercicio costoso y puede cansar más de lo que aparenta mientras lo practicas. Por ello, es aconsejable tomar descansos y a la mínima sensación de mareo o falta de energía salir del agua a reponer energías, ya sea reponiendo líquidos o tomando algún zumo para meter algo de glucosa.

Es importante también mantener una distancia prudente entre el fondo y nuestro cuerpo. Existen corales que podrían darnos alergia o hacernos cortes sin darnos cuenta y hacerlo cuando salimos del agua. Como hemos dicho muchas veces en este blog, mejor prevenir que curar.

A la hora de comprar el equipo lo mejor es hacerlo en una tienda especializada de deporte. Los hay baratos, y seguramente facilitarán la práctica del ejercicio. El equipamiento imprescindible lo componen el tubo, las gafas de buceo y las aletas.

Como último detalle, un truquito para que no se empañen las gafas es aplicar saliva y distribuirla por dentro de la gafa para que no adquiera vaho, Aunque parezca algo sucio, es un truco efectivo y muy utilizado por buceadores y nadadores.

Esto son unas pautas a seguir para practicar esta modalidad de buceo de una forma amateur y en familia, sin tomar riesgos y con la única finalidad de disfrutar y pasar un buen rato en familia. Si se quiere practicar este deporte de forma más “profesional”, aconsejamos que se acuda a un experto para recibir la formación específica. En caso de querer pasar un buen rato, ¡basta con adquirir el material y darnos un buen chapuzón!

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR