Vámonos de setas . ¡Mejor en familia!

23 oct Vámonos de setas. ¡Mejor en familia!

Estamos en otoño, la época de las setas. En esta estación, entre lluvias y sol, estas  pequeñas  salen  a  relucir  y  nos  aportan  su  mejor  sonrisa  asomándose entre la vegetación y dejándonos degustar sus peculiares sabores. Los grandes aficionados salen a por los mejores ejemplares haga  sol, truene o llueva pero nosotros  vamos  a  proponer  un  plan  para  relajarnos  disfrutando  de  la  mejor compañía. ¡Día de setas en familia!

En  primer  lugar  queremos  destacar  la  importancia  de verificar  con  una persona experta que las setas que recojamos son comestibles.  Muchas variedades  son  muy  parecidas  y  podríamos  confundirnos,  mejor  prevenir  que curar…

Ejercicio, buen tiempo, buena compañía y conocimiento de nuestra tierra. ¿No pensáis que es un plan genial? Además de generar un ambiente sano y familiar aprenderemos  de  naturaleza,  lo  que  no  viene  nada  mal  en  esta  época  de masividad tecnológica.

Lo  más  aconsejable  sería  echar  mano  de  un  micólogo experto  para  que  nos explicase un poquito las mejores zonas para encontrarlas y a su vez que nos enseñase fotos de ciertas variedades para no confundirnos con las que pueden ser malas. Si somos primerizos en esta afición, mejor ir a tiro fijo y evitar coger especies que no conocemos para no arriesgarnos a que sean venenosas.

Os vamos a dejar cuatro de las mejores y más típicas variedades y los lugares donde  suelen  encontrarse.  Aunque,  claro  está,  tampoco  es  tan  sencillo cogerlas.

Amanita Cesárea: Es considerada la seta reina y una de las variedades más exquisitas. Es una de las más apreciadas por su valor gastronómico y se puede cocinar  casi  de  cualquier  manera.  Nace  de  un  huevo blanco  y  acaba  en sombrero  naranja.  Es  muy  delicada  y se puede encontrar en bosques de encinas, robles, alcornoques o castaños.

Boletus Edulis: Este  es  uno  de  los  hongos  más  preciados  para  el  paladar. Tiene un sombrero semiesférico que puede alcanzar unos 20 cm, y los troncos que lo sujetan también son muy grandes y abombados. Es de color pardo y se puede encontrar en los bosques de robles y castaños. Esta seta puede llegar a alcanzar el kilo de peso. ¡Deliciosa!

“Angulas de monte”: Su nombre técnico es cantharellus lutescens pero se la conoce como hemos mencionado, “angulas de monte”. Con ese apelativo podéis imaginaros el valor culinario que contiene esta pequeña de color amarillento y sabor  afrutado. Es  muy  pequeñita  y  el  pie  es  bastante  más  largo  que  el sombrero. Esta  particular  especie  la  encontramos  en  pinares  con  abundante musgo,  y a veces crean una  verdadera  alfombra naranja. Suelen  encontrarse en  grandes  cantidades,  y  será  un  auténtico  desafío en  familia  agacharse  y recolectar  todos  los  posibles  entre  la  maleza…  ¡imprescindible  la  ducha  al volver a casa!

Un truquito: si se deshidratan se pueden guardar embotadas mucho tiempo  y añadirlas a nuestras recetas cuando queramos.

Níscalo o robellón: Esta es una seta muy abundante y popular en nuestro país, y cambia de nombre dependiendo de la región. Su sombrero mide de 5 a 15 cm y es de un color naranja con tonos rojizos. Es abundante en años lluviosos y  donde  más  se  encuentran  es  en  los  pinares.  Su  carne  es  suculenta  y  se pueden cocinar de diferentes maneras. ¡Deliciosa!

Como hemos puesto al principio, se trata de pasar un buen rato en familia por lo que queremos destacar unas recomendaciones para que el día sea redondo:

  • Qué el sol no nos engañe. En esta época hace frío así que no estará de más llevar alguna capa de ropa más por si acaso.
  • El  rocío  de  la  yerba  podría  hundirnos  los  pies  así que  llevad  calzado adecuado  (recomendables  unas  botas  katiuskas)  y calcetines  de recambio.
  • La  hidratación  siempre  es  vital. Mejor  que  sobre el  agua  a  que calculemos  mal  los  tiempos  durante  la  ruta  y  pasemos  sed.  Y  llevad también provisiones de fruta.
  • Si hace sol, ¡crema solar! Mejor llevarla en la mochila aunque el día esté nublado porque todo el día expuestos al resol nos puede dejar secuelas cutáneas.
  • Mantener  siempre  la  orientación  y  no  adentrarnos  demasiado  en  sitios desconocidos, para no perdernos.

 

Para finalizar, recordaros lo que hemos dicho al inicio. Por precaución, lo mejor es verificar con personas con suficientes conocimientos micológicos que las setas sean buenas, no te fíes únicamente de libros o manuales de Internet, porque  las  hay  muy  parecidas  que  pueden  llevar  a  confusión.  Mejor  no arriesgarnos  a  comer  nada  malo  y  así  disfrutar  en  grande  primero  recogiéndolas y luego disfrutándolas con el paladar.

¡A por un perfecto día de setas en familia!

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Sin comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR